Qué son y cómo se mejoran los embudos de conversión

embudo de conversión

Un embudo de conversión, también conocido por el término inglés funnel, hace referencia a los pasos o fases que debe tomar o superar un usuario en una determinada página web para lograr un objetivo concreto (comprar, rellenar un formulario…). Generalmente, en el terreno del marketing online, los embudos de conversión se centran en un objetivo fundamental, una de las misiones esenciales de una web corporativa: la compra online de un producto o la adquisición de un servicio.

Detectar si los pasos de un funnel son los adecuados, saber dónde suelen abandonar los usuarios el proceso y qué podemos hacer para mejorarlo son cuestiones esenciales. Un ejemplo básico de un embudo de conversión para una tienda online podría estar definido a partir de los siguientes pasos:

Llegada a la landing/web > Selección de producto > Cesta de la compra > Formulario > Confirmación de compra.

Lo normal es que a partir del segundo paso, el número de usuarios se reduzca drásticamente. En cuanto el proceso de compra online requiere algo más de esfuerzo (rellenar un formulario, por ejemplo), la tasa de abandono se dispara. Una estructura de embudo normal sería la de cono invertido, en la cual cada paso implicaría una ligera pérdida de usuarios hasta el final del proceso (compra, contacto, formulario…). En este enlace al blog de Javier Megías tienes un extraordinario artículo con consejos para construir y diseñar un embudo de conversión.

Nuestra tarea es detectar dónde abandonan los visitantes el proceso de compra, por qué lo hacen y, en la medida de lo posible, tomar medidas para impedirlo. Hay una serie de cuestiones que has de contemplar a la hora de mejorar un embudo de conversión:

  • De dónde vienen los usuarios: No se comportará de igual manera ante el proceso marcado por el embudo de conversión un usuario que llega a tu web desde la landing page de un anuncio, un enlace en RRSS, una búsqueda orgánica, otra sección de tu web…
  • Testea alternativas: Los tests A/B sirven para dirigir al 50% de tu tráfico a una página -digamos ‘de compra’- (A) y al 50% restante a una versión modificada (B) en la que se han introducido cambios (botones, módulos de información, encabezados, tamaño de letra diferente…) que pueden afectar a la conversión. Lo recomendable es que los cambios sean mínimos y progresivos de la página de control ‘A’ a la de prueba, ‘B’. de esta manera podrás ir analizando de manera más fidedigna los elementos que funcionan y los que no, ya que un rediseño completo puede impedirte saber exactamente cuáles son los elementos que han incrementado/disminuido la tasa de conversión.

En próximas entregas del blog de Seocoach ahondaremos en las maneras y herramientas que nos ayudan a optimizar (disculpadnos el uso de este neologismo, feo donde las haya) embudos de conversión.

También te puede interesar

Ver todos los posts

SEO Coach es una empresa de marketing online, SEO, SEM, redes sociales y comunicación, cuyos servicios se orientan a Pymes y profesionales, para mejorar su visibilidad online y también offline.

Informe SEO Gratuito
Sin Comentarios
 

Leave a Comment