Nuestras vidas paralelas

nuestras-vidas-paralelas

En el folklore y la literatura alemana nació el concepto y la idea del doppelgänger , esa duplicidad malvada, ese ‘gemelo’ abyecto que, en lo físico, se asemeja a nosotros al máximo mientras que, en la práctica, alberga lo peor que llevamos en nuestro ser. Es algo así como la materialización física de nuestra ‘otra cara de la moneda’.

Estos días os habréis sobrecogido (como nosotros) con las noticias relacionadas con la ‘carrera’ paralela de la actriz española Anna Allen en Hollywood (http://www.lavanguardia.com/series/personajes/20150302/54427820907/anna-allen-mentiras-oscars.html ). Una trayectoria que, en las redes sociales, era puro éxito: apariciones en series como Big Bang Theory y Ladrón de Guante Blanco, audición tras audición con directores de renombre, invitaciones para asistir a la última gala de los Premios de la Academia… la Anna Allen de Facebook o Instagram era su propio doppelgänger, es decir, una distorsión, exageración (e invención pura y dura) de sí misma.

Independientemente de las razones (concepto mal entendido del personal branding, un representante poco escrupuloso …) que llevaran a la intérprete a mentir sobre sus logros, hasta el punto de llegar a hacer burdos montajes fotográficos para dar verosimilitud a sus encuentros con estrellas, lo cierto es que su manera de actuar no difiere tanto de la mía o de la tuya.

Nuestra vida en esteroides

Y es que todos, absolutamente todos nosotros, en algún momento (cuando no en muchos), hemos exagerado, maquillado o inventado aspectos de nuestra vida, trabajo u ocio en Facebook, Twitter o Instragram. Sin llegar a los niveles de Mohammed Islam, el joven de 18 años que aseguró en RRSS haber ganado más de 72 millones de dólares en la bolsa, un elevado porcentaje de usuarios de perfiles sociales altera la realidad.

No lo decimos nosotros, sino que es un hecho apoyado en los resultados de diferentes estudios. Por ejemplo, el informe Ultra You (http://newsroom.intel.com/docs/DOC-2931 ) de Intel destacaba que esa versión de nosotros mismos ‘en esteroides’ que trasladamos a las redes sociales es un hecho.

En este sentido, uno de cada cinco usuarios ‘maquilla’ sus publicaciones (vídeos, actualizaciones de estado, fotos…) para parecer más socialmente aptos (más divertidos, vaya) e inteligentes. El 46% de las usuarias activas de redes sociales reconoce sólo colgar fotos en las que aparecen favorecidas.

Según este informe, las principales razones que usamos para inventar nuestra vida en las redes sociales son:

+ Impresionar a otros usuarios.

+ Entablar una relación sentimental.

+ Cubrir inseguridades.

¿por que mentimos en redes sociales?

fuente: intel.com

Una investigación que, en su día, publicara el Daily Mail en base a encuestas con varios psicólogos clínicos mostró que, aproximadamente, dos de cada tres usuarios maquillan sus vidas en las redes, hasta el punto que, por ejemplo, un 16% de usuarios de entre 16 y 24 años reconocen tener verdaderos problemas para discernir qué aspectos de su ‘vida social’ son o han sido reales o inventados por ellos mismos.

No podemos dejaros sin aprovechar para publicar este corto de Shaun Higton, una aguda descripción del uso que muchas personas hacen de las plataformas sociales.

También te puede interesar

Ver todos los posts

SEO Coach es una empresa de marketing online, SEO, SEM, redes sociales y comunicación, cuyos servicios se orientan a Pymes y profesionales, para mejorar su visibilidad online y también offline.

Informe SEO Gratuito
Sin Comentarios
 

Leave a Comment