Cómo triunfar (o no fracasar) con un blog

como-triunfar-o-no-fracasar-con-tu-blog

En los últimos meses se ha popularizado, entre los más pequeños de la casa, una serie titulada ‘Mi perro tiene un blog’, que narra las andanzas de una familia y su perro que, fiel al nombre del programa, actualiza su propio blog contando el devenir diario de sus dueños. Si hasta el mejor amigo del hombre (en la ficción, eso sí) ya ve las ventajas de contar con esta herramienta comunicativa, ¿por qué tu no? Bromas aparte, un blog proporciona una manera extraordinaria, ágil, dinámica y cercana de conectar con nuestra audiencia o, caso de las empresas, con nuestro público objetivo o potencial. Sin embargo, hay una serie de reglas de oro que, si bien no te aseguran el éxito, si te alejan del fracaso. Hoy te mostramos algunas relacionadas con el aspecto de los contenidos y la redacción.

Especialízate

No hagas un cajón de sastre. No hay nada peor o que menos engagement contribuya a crear que un blog en el que hoy se habla de música, mañana de cine, el fin de semana se dedica a recetas de cocina y viajes… salvo que el tuyo sea un blog en el que tu personalidad sea el ‘gancho’ de conexión con tu audiencia, la especialización, es decir, encontrar un nicho en el que puedas ofrecer algo único, de calidad y aportar información de valor añadido (técnica, emocional, curiosidades, nuevas lecturas sobre temas conocidos…) es esencial. Esto se resume en: escribe sobre lo que te apasiona o dominas.

Respeta las rutinas

La gente ama la rutina, precisamente, para poder escapar de ella de vez en cuando. Cuando coges el autobús o el metro cada mañana sabes que, minuto arriba o abajo, va a estar ahí (salvo en Japón, donde la demora en el transporte brilla por su ausencia). Siempre que tienes que comprar el pan sabes qué días y a qué horas va a estar abierta la tienda de la esquina. Con un blog corporativo o personal ocurre lo mismo. Si acostumbras a tu audiencia a una frecuencia de publicaciones y a un número determinado de posts te resultará más sencillo fidelizarla.

No hacerlo, por el contrario (publicar una semana, estar dos sin hacerlo, cambiar horas y días de publicación sin ton ni son,…), puede hacerte perder muchos seguidores.

No ‘SEOizes’ tu blog

Muchos blogs, especialmente los asociados a empresas y marcas, pecan de emplear demasiado descaradamente su espacio de actualidad o información para trufar los textos de negritas, palabras clave y enlaces sin medida. Podemos decirte que una regla vital para hacer SEO con este tipo de contenidos es, precisamente, olvidarte del SEO (al menos, en lo que respecta a tu blog). La naturalidad, calidad, extensión, novedad y frescura de los textos ‘pesan’ más que las negritas, te lo aseguramos.

Conviértete en una voz autorizada y una opinión respetada de un determinado campo en internet y te posicionarás. Seguro.

Calidad frente a cantidad

No te guíes por el viejo dicho de ‘burro grande, ande o no ande’. Valen más dos párrafos novedosos, originales, bien escritos o graciosos que 1.200 palabras de paja corporativa o refrito. Trata de aportar calidad y, en la medida de lo posible, intenta ser cercano a tu audiencia. Apela a ella y haz que se identifique con tus experiencias. Obviamente, esto es más sencillo de lograr en un blog personal, pero en un blog corporativo también puedes (y debes) trasladar ideas o noticias con una voz cercana, lo que no equivale a decir irrespetuosa.

También te puede interesar

Ver todos los posts

SEO Coach es una empresa de marketing online, SEO, SEM, redes sociales y comunicación, cuyos servicios se orientan a Pymes y profesionales, para mejorar su visibilidad online y también offline.

Informe SEO Gratuito
Sin Comentarios
 

Leave a Comment